A las alumnas que desean profundizar en su formación humana y espiritual, el Colegio les ofrece la oportunidad de unirse a alguno de los siguientes grupos o movimientos:

Para crecer en la vida espiritual y compartir la alegría de la fe, el Colegio ofrece a las alumnas, antiguas alumnas y familias la oportunidad de unirse a las reuniones y actividades de la Congregación Mariana Mater Salvatoris, una asociación privada de fieles aprobada por el Cardenal Arzobispo de Madrid el 5 de enero de 2006.

Tiene como fin ayudar a los jóvenes a vivir en plenitud la vida cristiana según el espíritu de san Ignacio de Loyola.

El lema de la Congregación Mariana es “A Jesús por María”. Los congregantes viven de manera especial la devoción a la Virgen procurando imitar sus virtudes y su espíritu de servicio.

La Congregación Mariana Mater Salvatoris se divide en secciones según la edad de sus miembros: estudiantes de ESO y Bachillerato, universitarios, profesionales, matrimonios… En cada sección se organizan distintas actividades:

  • Reuniones y jornadas de formación.
  • Ejercicios y retiros espirituales.
  • Convivencias y peregrinaciones.
  • Participación en Jornadas Mundiales de la Juventud.
  • Y otros acontecimientos de la vida de la Iglesia.

Además, con el deseo de responder a los retos de la sociedad del siglo XXI y ayudar a transmitir la luz del Evangelio, los congregantes colaboran en diversos apostolados:

  • Montañeros Mater Salvatoris.
  • Misioneros Mater Salvatoris.
  • Espiritualidad en Familia.
  • Caridad en Familia.
  • Caridad y Misión.

 

Montañeras Mater Salvatoris es una escuela de vida. La realidad fuerte y dura de la montaña, con el esfuerzo que supone mantener el ritmo de ascensión y ayudar a las compañeras de camino a alcanzar una meta común, es un medio privilegiado para formar el carácter de niñas y jóvenes en los verdaderos valores y virtudes cristianas.

El grupo de Montañeras tiene como lema “Más, más y más”, expresión de su patrono, san Francisco Javier. Refleja el espíritu continuo de esfuerzo y superación que debe caracterizar a todo montañero.

La montaña da la amistad; una amistad pura, íntima, sacrificada, sincera, alegre. Una caminata no es una excursión, es recorrer un camino, no siempre fácil, para alcanzar la cima de una montaña. Es aprender que la vida es como este camino; a veces duro, otras agradable, y que llevamos a la Virgen como compañera en este querer alcanzar la cumbre, que es la santidad.

Los Montañeros Mater Salvatoris están divididos en cuatro secciones:

  • Montañeras mayores: niñas a partir de 2.º de ESO.
  • Montañeras pequeñas: niñas de 6.º de Primaria y 1.º de ESO.
  • Montañeros mayores: niños a partir de 2.º de ESO.
  • Montañeros pequeños: niños entre 4.º de Primaria y 1.º de ESO.

Cada sección cuenta con sus propias patrullas de montañeros, dirigidas por jóvenes universitarios de la Congregación Mariana Mater Salvatoris. Estos tienen como misión ayudar a los niños a descubrir el espíritu de grupo y fortalecer los vínculos de amistad y compañerismo.

Las actividades principales del grupo son las excursiones mensuales a la sierra de Madrid. Además, a lo largo del curso, se organizan quedadas en el Colegio y algunas acampadas de dos o tres días. Por último, en los meses de junio y julio, tiene lugar una de las actividades más esperadas, el campamento de verano.

El signo de pertenencia al grupo de Montañeros Mater Salvatoris es la pañoleta. Las virtudes propias del espíritu montañero vienen señaladas por galones e insignias, que reconocen el esfuerzo realizado para vivir en todo momento las actitudes de un auténtico Montañero de la Virgen.

 

Misioneras Mater Salvatoris está integrada por jóvenes a partir de 15 años que desean compartir su tiempo y su alegría con los más necesitados, como parte esencial de su vida cristiana.
Las principales actividades que realizan son las siguientes:

  • Misión de día: un sábado al mes, las Misioneras acuden a diferentes residencias de ancianos, casas cuna, hospitales…
  • Misión rural: una vez al año durante un fin de semana, las Misioneras en colaboración con el párroco realizan una misión en algún pueblo de la geografía española, ayudando en la labor de la Iglesia y dando testimonio de la alegría de la fe.
  • Misión de verano: al terminar el curso escolar, el grupo de Misioneras tiene su actividad más esperada: una semana de misión en algún pueblo de España. Termina, siempre, con una peregrinación a un santuario de la Virgen.
  • Misión en África: en verano, a las Misioneras mayores de 18 años se les ofrece la oportunidad de tener una experiencia misionera en África y colaborar con el colegio Mater Salvatoris de Kalalé (Benín).